14 de septiembre de 2020 | By: Tabuyo Alonso

LOS CHICOS DE LA NICKEL, Colson Whitehead.

Sinopsis: Desde pequeño, Elwood Curtis ha escuchado con devoción, en el viejo tocadiscos de su abuela, los discursos de Martin Luther King. Sus ideas, al igual que las de James Baldwin, han hecho de este adolescente negro un estudiante prometedor que sueña con un futuro digno. Pero de poco sirve esto en la Academia Nickel para chicos: un reformatorio que se vanagloria de convertir a sus internos en hombres hechos y derechos pero que oculta una realidad inhumana respaldada por muchos y obviada por todos. Elwood intenta sobrevivir a este lugar junto a Turner, su mejor amigo en la Nickel. El idealismo de uno y la astucia del otro les llevará a tomar una decisión que tendrá consecuencias irreparables.

Supe de su existencia cuando Colson Whitehead volvió a ganar el Pulitzer (lista ganadores de los Pulitzer). Ya lo consiguió en 2017 con El ferrocarril subterráneo (reseña), un libro sobre la esclavitud y sobre ese ferrocarril imaginario que enlazaba el sur de Estados Unidos con el norte y la libertad. 
Ahora en 2020 lo ha vuelto ha ganar con Los chicos de la Nickel, una historia inspirada en hechos reales sobre un reformatorio en el que jóvenes blancos sufrían abusos y maltratos mientras que los jóvenes negros sufrían cosas mucho peores. Los chicos que llegaban allí no solo eran aquellos problemáticos o que habían cometido algún delito, también llegaban niños huérfanos a partir de cinco años.
Las condiciones insalubres, la escasa y mala alimentación y los castigos corporales en la realización de los trabajos llegaban a ser tan duros que pese a que el recinto no tenía barreras, nadie intentaba escapar.


La historia me ha parecido durísima y me parece increíble que el reformatorio en el que se basa la novela haya estado abierto hasta 2011 y cerrara no por los abusos sino por problemas presupuestarios.
Después del cierre y gracias a las denuncias de personas que salieron de allí con vida se consiguió escavar y encontrar más de 50 cadáveres.

La novela de Whitehead toma toda esta dramática información y nos narra la historia de Elwood Curtis, un joven que de la manera más tonta acaba en el reformatorio Nickel. Me ha gustado mucho la historia y como el autor deja ver claramente las barbaridades que se cometían en el reformatorio.
Lo que no me ha terminado de convencer es la forma que tiene Colson Whitehead de narrarla. Me ha parecido como contada por encima, no sabes el tiempo que pasa entre unos hechos y otros y salvo el personaje protagonista ninguno más es perfilado en profundidad (cosa que me hubiera gustado con alguno de los trabajadores).



Es un libro muy corto, tiene algo más de 200 páginas y se lee muy bien. Si os gustan las historias basadas en hechos reales tenéis que leerla. Parece mentira que ese lugar estuviera abierto hasta hace nada y de hecho he leído que alguno de los trabajadores todavía vive (uno tiene unos noventa y pico años) y nunca pagaron por ello.
Traducción: Luis Murillo Fort.

Puntuación: 7/10.

Precio: 19.90 € y 224 páginas. Random House Mondadori.

Felices Lecturas.

7 comentarios:

Esther dijo...

Creo que no es mi momento para este libro. Un saludo

Rosa Berros Canuria dijo...

Como te digo en mi comentario en la lista de ganadores del Pulitzer de ficción, procuro leer todas las novelas ganadoras que caen en mis manos. Tengo pendiente "El ferrocarril subterráneo", aunque está en mi lista desde que salió. Ahora sumo también esta novela que me apetece más por estar ambientada en época más reciente.
Un beso.

Margari dijo...

Hasta hace tan poco abierto... Tiene tela... No sabía de esto ni conocía el libro. Apuntadísimo.
Besotes!!!

Lonely Books Club dijo...

¡Hola! Me alegro que sea una lectura de la que has disfrutado tanto. Peronalmente no lo veo como una novela para mí, así que en esta ocasión prefiero dejarla pasar.

¡Nos leemos!

Tabuyo Alonso dijo...

Rosa Berros, yo también quiero ir leyendo poco a poco todos los Pulitzer pero ¡anda que no me queda! jajaja. Estos dos son muy fáciles de leer y entretenidos así que con ellos no tendrás problemas.
Besos.

Tabuyo Alonso dijo...

Margari, pues sí y nadie parece que investigó nada. Si encuentro más información sobre este reformatorio la leeré seguro porque me ha dejado impactada.
Besotes.

Tabuyo Alonso dijo...

Lonely, Un besote y gracias por la visita.