18 de abril de 2018 | By: Tabuyo Alonso

ARROZ Y TARTANA, Blasco Ibáñez

Sinopsis: pertenece a la primera etapa creadora de Vicente Blasco Ibáñez en la cual predomina el ambiente valenciano y que es, para algunos críticos, la más valiosa dentro de su obra. Escrita en su día para el folletín del diario republicano "El Pueblo", que él mismo fundó, la novela, que narra la caída de una familia perteneciente a la esfera del comercio como resultado de su obsesión por las apariencias, apunta contra una clase social -la aún incipiente burguesía española- que a menudo se revelaba incapaz de hallar su lugar en una sociedad dominada por unas estructuras reacias a cualquier cambio.

Conocía Arroz y tartana de oídas pero no tenía ni idea de qué trataba. Cuando leí el argumento me llamó la atención y me dije: ¿Por qué leo novelas costumbristas de otros países y no pruebo con las españolas? Así que me compré esta preciosa edición de Alianza y me la leí.
¡Qué maravilla! ¡Qué bien escribe Blasco Ibáñez y cómo me enganchó la historia!

Está ambientada en la Valencia de 1900. Allí, como en otras grandes ciudades españolas de principios de siglo, había una marcada diferencia de clases. Muchos de sus habitantes hacían lo que fuera para que sus convecinos no supieran de sus penurias económicas, querían ser envidiados y debían mantener su estatus para poder mantenerse en el mismo escalafón social. 

La vida privada de la protagonista, Doña Manuela, dista mucho de la que hace ostentación cuando sale a pasear con sus hijas. A parte de vivir por encima de sus posibilidades su mayor problema es que no quiere ver que lo tiene. Ella vive de fiesta en fiesta en su propio mundo: vestidos por aquí, donativos por allá, y banquetes pantagruélicos por acullá. En fin, que la mujer da vergüenza ajena.


La antítesis de su personaje es su hermano, un hombre ahorrador con los pies en el suelo que es el encargado de inculcar valores al primer hijo de Dña Manuela: el joven Juanito. Él será uno de los grandes protagonistas de la novela, veremos como las circunstancias le van transformando y como llega a replantearse sus propios valores.

Me ha gustado muchísimo la historia aunque al principio me costó un poco entrar en la historia. Arroz y tartana es de esas historias que se te van metiendo poco a poco en la cabeza y que cuando dejas de leer no paras de pensar en ellas. Es un libro que me ha dejado bastante poso. Hace casi un semana desde que lo terminé y de vez en cuando me viene a la mente una escena. 

El único punto negativo de libro han sido las extensas descripciones (no son muchas pero son largas). Entiendo que son necesarias y reconozco que me gustan para crearme un cuadro mental pero Blasco Ibáñez se excede y ralentiza la lectura.

Quitando ese pequeño detalle os recomiendo un montón Arroz y tartana. Si os gustan las novelas costumbristas tenéis que hacerle hueco, nos os defraudará.

Por otra parte lo que no os recomiendo es ver la película de 2003 protagonizada por Carmen Maura. No es una adaptación fiel; además de omitir algunos personajes cambia por completo el final. Para mí ha sido una aberración de dos horas de duración. Espero que algún director quiera volver a adaptarla ya que creo que la historia lo merece.
Por cierto, los encargados de adaptarla tuvieron una seria pregunta ¿Cómo podemos meter en la película algo tan típico del cine español como los culos y tetas si en la novela no aparecen? ¿Qué podemos puede hacer? Pues inventamos tramas nuevas aunque no aparezcan en el libro. Arreglado. Si Blasco Ibáñez levantara la cabeza...

Puntuación: 8/10. Una gran historia sobre las miserias humanas.

Precio: 12.50 € y 360 páginas. Alianza editorial.

Felices Lecturas.

9 comentarios:

Aylavella dijo...

Tienes razón leermos cosas de fuera, pero no nuestras... No he leído nada del autor, así que me pongo como reto leerlo.
Besos

Inés dijo...

La leí hace mucho y me gustó. Lo de las descripciones pues es muy comun en los libros de este autor.
Besos

Camino F. dijo...

¡Hola!
Hace un tiempo me puse como «reto» personal leer más novelas clásicas españolas (que parece mentira, casi no leo de esas) y ¡se me había olvidado! Me lo has recordado tú con tu reseña, así que me lo vuelvo a apuntar en la agenda.
¡Gracias!
Un besazo.

Tabuyo Alonso dijo...

Inés, era mi primer acercamiento al autor así que me pillaba de nuevas. Lo tendré presente para cuando lea otra novela suya.

Besotes.

Tabuyo Alonso dijo...

Aylavella, cierto. ¡Y además es que muchos están genial! En mi caso la mala experiencia con las lecturas del colegio me quitaron las ganas de leer clásicos españoles.

Tabuyo Alonso dijo...

Camino F, pues estaré atenta a tus lecturas. Seguro que me descubres buenas historias.

Margari dijo...

De este autor he leído dos novelas, Entre naranjos y La barraca, que me encantaron. No sé por qué no he vuelto a leer nada de él. Tomo buena nota.
Besotes!!

Buscando mi equilibrio dijo...

No, la peli no me atrae nada, la verdad. El libro por qué no.. Hace mil que no leo a Blasco Ibáñez. Anoto.
Besos.

Rosa Berros Canuria dijo...

Me encanta Blasco Ibáñez. hace años leí varios libros suyos "La barraca", "Cañas y barro", "La cetedral", "La maja desnuda", "Los cuatro jinetes del apocalipsis" (de la que por cierto hay una muy buena película americana con GlennFord y dirigida por Vincent Minelli), pero justamente esta que reseñas es una de mis pendientes. Tampoco he visto la serie, pero recuerdo que la de "Cañas y barro" no me disgustó. (claro que hace ya tanto que igual ahora la vería de otra forma).
Buena reseña. Me entran ganas de volver con el autor.
Un beso.