29 de septiembre de 2017 | By: Tabuyo Alonso

THÈRÉSE RAQUIN, Émile Zola.

Sinopsis: A partir de un trágico suceso ampliamente comentado en la prensa de la época, narra una historia de pasión irreprimible, adulterio, asesinato y remordimiento en una oscura mercería del pasadizo de Le Pont Neuf. Escrita con «una meta científica» cosechó para su autor las más acerbas recriminaciones de los moralistas, incapaces de ver que «cada uno de los capítulos es el estudio de un caso fisiológico peculiar». El crítico Louis Ulbach (alias Ferragus) la llamó «literatura pútrida»… y en nuestros días Harold Bloom cree que «es más una fantasmagoría que una obra realista». En cualquier caso, más admirada que denostada, instauró un modelo novelístico que influiría en toda la narrativa occidental. «Escogí –diría el autor- personajes sometidos por completo a la soberanía de los nervios y la sangre, privados de libre arbitrio, a quienes las fatalidades de la carne conducen a rastras a cada uno de los trances de su existencia. Thérèse y Laurent son animales irracionales humanos, ni más ni menos.»

Aunque tengo esperando desde hace tiempo en mis estanterías El paraíso de las damas he decidido estrenarme con Zola con una novela para mí desconocida : Thérèse Raquin.

Fue escrita por entregas para una revista y se convirtió en novela 1867. Al poco de publicarse comenzó a cosechar numerosas críticas, los temas que trata y la forma tan cercana y natural con que los narra escandalizó a parte de la población de la época. Para intentar calmar un poco los ánimos escribió un prólogo (presente en la edición de Alba) en dónde explica que su novela es un estudio científico de los seres humanos, quiso basarse en sus temperamentos y no en sus caracteres. Para ello creó unos personajes sometidos a sus pasiones.  


Zola nos presenta en Thérèse Raquin una historia de pocos personajes en dónde no sólo encontramos una sensacional historia de pasiones irrefrenables (que me tuvo completamente enganchada) sino también veremos como el autor sabe retratar a las mil maravillas los miedos y deseos de los personajes. A través de las palabras nos lleva a meternos en la piel de los personajes, los hace muy cercanos y es muy fácil para el lector amarlos u odiarlos (en mi caso más lo segundo).

Ya desde el principio el ambiente que destila la novela es muy claustrofóbico, la mayor parte de la historia se desarrolla en un oscuro y poco transitado pasadizo francés en dónde todavía quedan algunas tiendas, entre ellas la mercería de Thérèse Raquin. Allí mismo, encima de la tienda viven Thérèse, su marido y su tía. La vida es completamente monótona y aburrida, apenas entran clientes y la relación entre los tres es bastante fría. La llegada de nuevos personajes provocará un cambio radical en sus vidas y saldrán a la luz pasiones y deseos hasta ahora desconocidos.

No he podido estrenarme mejor con el autor, me ha encantado la novela de principio a fin. Me ha encantado ese ambiente sombrío y claustrofóbico, ya desde el principio me he sentido atraída por este trío tan particular y he ido cambiando mi opinión sobre ellos a medida que los iba conociendo.

A falta de leer más cosas del autor, creo que ésta tiene que ser una de sus mejores obras. No me extraña que el hecho de retratar tan bien y con tanto detalle el interior de los personajes acabara por sentar las bases del naturalismo narrativo

Puntuación: 10/10. Un imprescindible en todas las bibliotecas. Tenéis que leerlo sí o sí.

Precio: 9.95 € y 328 páginas. Alba editorial.

Felices Lecturas.

7 comentarios:

Aylavella dijo...

Yo con esta no me animo, pero veo que la has disfrutado mucho.
Besos

Rosa Berros Canuria dijo...

Era una de las novelas que toda la vida estuvo en mi casa y la leí de adolescente (como diecisiete años) me pareció buenísima. Luego se la presté a alguien y jamás la recuperé de manera que compré otro ejemplar para devolvérselo a mi padre.
¿Sería la inspiración de "El cartero siempre llama dos veces" de James M. Cain?
Un beso.

Inés dijo...

Leo el comentario de Rosa Berros y es lo mismo que me pasó a mí. Estaba en casa desde siempre en la estantería y con unos 20 años lo leí y disfruté mucho. Y, la verdad, no tengo ni idea de dónde ha ido a parar el libro. Me voy a anotar esta edición de Alba para comprarlo y así añadirlo a mi estantería de clásicos.
Un beso

Inquilinas Netherfield dijo...

Maravillosa, tengo intención de releerla el año que viene. Y "El paraíso de las damas" creo que también te gustará, aunque las dos historias son muy diferentes.

¡Besote!

Abracalibro dijo...

Tiene pinta de que me va a gustar. Leyendo tu opinión y los comentarios de la gente, he de tenerla muy en cuenta.
Saludos.

Margari dijo...

Me queda claro que tengo que leerlo, sí o sí.
Besotes!!!

Oly dijo...

Ya lo tengo más que apuntado, incluso antes de que lo terminaras xD Que se notaba que te estaba encantando durante la lectura. A ver si puedo hacerme con él pronto, y así también me estreno con Zola.
El paraíso de las damas me llama mucho pero he leído opiniones de todo tipo, así que estaré atenta a tu opinión también!
Besos!