26 de junio de 2015 | By: Tabuyo Alonso

LOS PECADOS DE VERANO, Daniel Blanco Parra.

Sinopsis: Primavera de 1951. Consuelo, a la que todos llaman la Señora, vive en un permanente estado de hastío: la agotan sus dos hijos pequeños, su madre y criada, la asquea su matrimonio concertado y la asfixia su pueblo. Todo cambia el día en que su marido es invitado a participar en el Primer Congreso Nacional de Moralidad en Playas y Piscinas, donde un grupo de elegidos intentará poner coto a las relajadas costumbres de los turistas. Este viaje de toda la familia a una ciudad mediterránea —el sol, la luz, el mar— los abruma y desarma, mostrándoles un nuevo paisaje de libertad, no siempre agradable. Los pecados de verano es una historia «decente» sobre la rebelión íntima, sobre los arrebatos y el deseo, pero es también un divertido paseo por esa España mojigata y aún dolorida que empezaba a abrirse al turismo, a las suecas y también, a pesar del alboroto, a los bikinis.

El sello BN de Ediciones B lanza en esta época estival un libro de lo más acorde, una novela ambientada en los años 50 en donde veremos como vive una familia (muy) conservadora y de interior la vida en la costa cuando los extranjeros comienzan a visitarnos.

En un indeterminado pueblo (muy español y recatado) vive una familia compuesta por un matrimonio, Consuelo y Francisco junto a sus dos (orondos) hijos, la madre de Consuelo, Trinidad y la criada de todos ellos Amalia
Aunque es una España dominada por los hombres y bajo el mando de la iglesia, en esta novela las grandes protagonistas son tres mujeres que aunque estén en diferentes escalafones sociales no son tan diferentes entre sí como piensan.

La vida en el pueblo es de lo más típica y asfixiante, hay vecinas cotillas, gente con secretos que ocultar, normas morales muy estrictas y por supuesto, algo fundamental en la época: guardar las apariencias ante todo y ante todos.

Consuelo, la protagonista de esta historia viene de una familia humilde y es por ello que ahora que ha cazado (más bien se lo han cazado) a un buen marido quiera que todos bailen al son que ella marca. La Señora (así la llaman) no realiza ninguna tarea dentro de la casa ni cuida de sus hijos, tan solo se cuida de estar siempre de punta en blanco. Consuelo está todo el día apática, compadeciéndose de si misma; no quiere tener cerca a sus dos revoltosos hijos, la relación con su marido es escasa y fría y su madre no la deja en paz. ¿Como vivir en esas condiciones?. 


Pero todo cambia el día que llega su marido con la noticia de que ha sido invitado a un Congreso de Moralidad en Playas y Piscinas que juntará a lo más granado de la sociedad del momento. Aunque al principio todo son dudas acabará acudiendo toda la familia. Allí verán la gran diferencia cultural y moral entre España y el resto de Europa. ¿Cómo es posible tanta falta de decoro por parte de las extranjeras? ¿Hay que sancionar a esas mujeres por ir provocando? ¿Separarlas del resto?. Si la gente de aquella época levantara hoy día la cabeza... jajaja  les daría un patatús.


Me ha encantado como evoluciona el personaje de Consuelo a lo largo de la novela, pasa de ser un mero mueble dentro de la casa del pueblo a ser la gran protagonista cuando llega a la costa.

Los capítulos son muy cortos, algunos apenas ocupan unas frases en la página y hacen que la lectura sea muy rápida. Tiene bastantes diálogos y está narrada de forma muy coloquial con lo que te hace adentrarte más en la historia. Al final acabas siendo uno más de la familia, la historia es tan cercana que es difícil no recrearse en algún pasaje y ver las semejanzas con alguna vivencia familiar.

También me ha gustado mucho ese toque cómico de la novela, hay algunas escenas memorables como cuando la familia conoce por primera vez el buffet libre. Me reí cosa buena.


Puntuación: 8/10. Una novela costumbrista que he disfrutado un montón. El joven autor hace un retrato muy fiel de la época, se nota que hay detrás un buen trabajo de documentación. Os la recomiendo.

Precio: 21 € y 480 páginas.Ediciones B.

Felices Lecturas.

14 comentarios:

Ainhoa de Alberto dijo...

En principio no me llamaba la historia, pero tiene muy buena pinta. Gracias por compartir :)

Tatty dijo...

No es de las que más me llama pero podría animarme con ella
Besos

albanta dijo...

No me importaría leerla si me encontrara con ella aunque no se me hace imprescindible.

Mª Ángeles bookeandoconmangeles dijo...

Esta novela me llama la atención. Creo que la disfrutaría y además es justo en el verano donde conviene leerla.

Besos.

Jesica Gómez dijo...

Pintaza!! Ya se cual va a ser una de mis próximas lecturas.

Un beso.

rossy dijo...

Tiene muy buena pinta, sí. ¿Sabes que su autor es bloguero?

bsos!

Tabuyo dijo...

Si Rossy, pero me enteré cuando la estaba leyendo. ;-)

Un besote.

Carmen Forján dijo...

A mí no me atrae mucho, la verdad, pero me alegra que te haya hecho pasar un buen rato...
Besines, guapa!

Irunesa dijo...

A mi tampoco me llamaba al principio... Pero según te he ido leyendo hw cambiado de opinión, creí que puede ser una buena lectura para estas fechas. Me la llevo!
Un beso

María Inés Caro dijo...

No me llamaba nada de nada,pero justo hoy he leído dos reseñas,la tuya y la de Anabel Botella y me habéis dejado con muchas ganas de leerla.
Un beso

LAKY dijo...

Me parece muy original el.planteamiento de esta novela
No me importaría leerla.
Besos

Ana Blasfuemia dijo...

A mí me ha encantado el nombre del congreso de marras "Primer Congreso Nacional de Moralidad en Playas y Piscinas". Original planteamiento, le echaré un vistazo, no conocía el libro y parece divertido.

Un abrazo

Margari dijo...

No me sonaba de nada pero tiene pinta de ser muy entretenido. No me importaría leerlo.
Besotes!!!

Azalea Real dijo...

Pues me la apunto: tiene buena pinta y Ediciones B rara vez decepciona. Me gusta eso que comentas del personaje de Consuelo.

Besos.