17 de marzo de 2014 | By: Tabuyo Alonso

LA CASA Y EL CEREBRO, Edward Bulwer-Lytton

Sinopsis: La casa y el cerebro se considera una pieza maestra de la literatura sobrenatural. El narrador de esta desasosegante fábula de fantasmas, desoyendo los consejos de sus allegados, decide pasar una noche, junto con su criado y su perro, en una casa encantada situada en Londres, de la que todos los demás huyen despavoridos. Allí, tal y como él esperaba, asiste a una serie de apariciones espeluznantes y descubre, a través de unas cartas, que la casa, muchos años atrás, fue el escenario de unos horribles crímenes. El secreto de todo parece encerrarse en una habitación vacía. Conectada a esta, la voluntad de un ser inmortal y perverso, uno de los que tuvo que ver con la casa en el pasado, ha creado y gobernado a distancia los extraños fenómenos.

Que me apasiona el terror ya no sorprende a nadie, lleva gustándome desde pequeña. Y una creía que las historias sobre fantasmas y casas encantadas ya no podían dar miedo a determinadas edades ya que se volverían predecibles y poco creíbles. Craso error.

Este relato es publicado en 1859 pero no por ello ha perdido fuerza ni realismo. La narración es coloquial y te mete de lleno en la historia desde la primera página.

Dos amigos se encuentran y uno le comenta al otro que recientemente había alquilado una casa en Londres junto a su mujer pero que no pudieron pasar allí mas de una noche. Sintieron la presencia de un fantasma. El amigo, muy interesado por el tema paranormal, le pide que le indique donde se encuentra esa misteriosa casa ya que le gustaría pernoctar en ella y encontrar una explicación lógica
Éste irá acompañado de su criado, un hombre bastante escéptico y su perro. Una vez dentro de la casa, el escritor sabe darle tanta fuerza a la escritura que sientes lo que siente el protagonista. Cada sonido, cada sombra, cada sensación es transmitida tan bien que parece que lo estás viviendo en primera persona.


La historia tiene la particularidad de que no aparecen nombres salvo en una ocasión. Un halo de misterio abarca toda la narración incluso en los momentos en los que el protagonista intentará, con ayuda de la razón, buscar una explicación plausible a todo lo que allí ocurre. ¿Lo conseguirá? ¿A qué se deben tales hechos? ¿Qué o quién los provoca?.
"La mejor historia de fantasmas de la lengua inglesa."Lafcadio Hearn
Esta pequeña joya es considerada una obra maestra de la literatura sobrenatural. Prestigiosos autores como Lovecraft se rindieron ante ella.

Edward Bulwer-Lytton nació en el seno de una familia pudiente, pero decidió casarse con una mujer pese a la oposición de su madre. El tren de vida que llevaban los recién casados obligó a que se tuviera que poner a trabajar como escritor. Al final el matrimonio no cuajó pero alcanzó mucha fama gracias a sus obras, entre ellas esta y Los últimos días de Pompeya. Incluso se le llegó a ofrecer el trono de Grecia después de la abdicación del rey pero él lo rechazó. Murió en 1873 debido a una infección de oído que le afectó al cerebro.


Puntuación: 8/10. Una verdadera delicia para los fans del terror y de la literatura en general.

Precio: 17.95 € y 108 páginasImpedimenta.

Reto sumando 2014: 225

Felices Lecturas.

6 comentarios:

susana palacios dijo...

No me gusta mucho el terror, pero este me ha producido curiosidad, aunque para leerlo acompañada y de día ;))Besotes

albanta dijo...

Esta novela hace tiempo que está entre mis pendientes.

Ana Blasfuemia dijo...

He visto este libro reseñado por Rober y creo también que por Mientras Leo, lo tenía ya apuntado y además con el convencimiento que el terror clásico no pierde fuerza, al contrario, estos autores clásicos y sus historias de terror deberían de ser el norte que no hay que perder de vista ;)

Gracias!

Mientras Leo dijo...

A mi me gustó mucho. Cortita y con una gran ambientación gótica que recupera el encanto de las casas embrujadas.
Lo disfruté de verdad
Besos

Pilar González dijo...

Acabo de leer otra reseña de este libro y lo he apuntado. Tiene buena pinta. Un beso

Shorby dijo...

Qué ganas tengo de leerlo, este es de los míos!

Besotes