28 de diciembre de 2013 | By: Tabuyo Alonso

LA TORMENTA DE NIEVE. Lev Tolstói.

Sinopsis: En un momento de notable crisis espiritual, Tolstói, basándose en la experiencia real de un viaje que emprendiera dos años antes, escribe La tormenta de nieve (1856). Con una muy fuerte carga metafísica, nos describe, al amparo de las condiciones externas, un sueño y la presencia de la muerte, el punto de inflexión entre el conformismo y el coraje. Memorable y entrañablemente poética, esta narración a medio camino entre la alegoría y el diario nos habla de la toma de conciencia de uno mismo y de sus retos.

Tolstói ha sido el gran descubrimiento del año para mí. Antes de empezar el reto de los 10 clásicos ni se me hubiera pasado por la cabeza leer a Tolstói. Hoy día me encantan sus libros y estoy deseando leerlos, me gusta su forma de escribir y la gran carga realista que tiene sus historias.

La historia cuenta el viaje en trineo de una persona (imagino que el propio Tostói dada su experiencia en otro viaje) por tierras cosacas. Las condiciones climatológicas son desfavorables, el viento y la nieve hacen temer que no se llegue a la siguiente estación de postas. Al protagonista, ya desde un principio no le da buena espina el cochero, le parece más un lacayo que un cochero. Las primeras impresiones, tal y como ocurre en la vida real, ya le causan una predisposición a no confiar al 100 %  en su cochero.


Al cabo de un cuarto de hora de viaje, el cochero se pierde, pero deciden continuar el viaje hasta donde Dios los lleve. Al final, dado el temporal, deciden dar la vuelta y volver a la estación. Una vez allí ven que va a partir el correo y marchan tras él siguiendo su estela. Pero vuelve a ocurrir lo mismo, se pierden y el protagonista quiere volver, no quiere ir a la aventura dirigido por un cochero que no sabe el camino y morir en el intento.

Durante el viaje, el protagonista llega a quedarse dormido y sueña con que está durmiendo al lado de un lago y llega una mujer corriendo y gritando que un campesino se ha caído al agua y se está ahogando. Entonces decide ir para salvarlo y así llevarse la admiración de todos los presentes.
Una vez delante del lago, nadie de los presentes mueve un dedo. Uno cree que será otro de los presentes el que ayudará al ahogado pero todos piensan de la misma manera y nadie dará el primer paso. Esto es algo muy habitual hoy en día, ver a alguien que necesita ayuda y esperar a que otro se la de. Al final nadie dará el primer paso pero así no se sentirán tan responsables del resultado ya que la responsablidad era compartida.

Alfred Wierusz-Kowalski.
Una historia maravillosamente escrita, te traslada a la estepa rusa y te hace notar la nieve que cae en plena ventisca. Aunque no hace grandes descripciones, si son lo suficientemente explícitas para hacer que nos imaginemos como tuvo que ser de angustioso ese viaje en el que el protagonista quiere llegar a su destino pero teme las consecuencias de semejante aventura.

Puntuación: 10/10. Magistral.

Precio: 10 € y 88 páginas.

Felices Lecturas.

2 comentarios:

Ana Blasfuemia dijo...

Pues mira, yo que soy poco dada a los clásicos (ahora, que en su momento algunos cayeron) creo que este me tienta bastante, me lo anoto.

Gracias y un saludo!

Tabuyo dijo...

Ana Blasfuemia, mucha gente se lleva las manos a la cabeza con autores como Tolstói, yo era de esas. Ahora que lo he probado es de los mejores autores que he leído.

Ya me contarás.

Un besote.