2 de diciembre de 2009 | By: Tabuyo Alonso

CRIADAS Y SEÑORAS, Kathryn Stockett

A groso modo es la vida en los 60 entre las señoronas de aquella época, estiradas a más no poder y sus criadas negras y también de una hija blanca que quiere ser escritora pese a su madre y amistades.

 A la autora le rechazaron el libro 50 agentes y al final una filial de una editorial (Penguin) la llevó a las librerías y el boca-oreja hizo el resto. Ahora se codea entre los 5 más vendidos con Dan Brown, Patricia Cornwell...

A través del destino de tres mujeres que se rebelan contra un orden social injusto y los prejuicios de una pequeña ciudad, Kathryn Stockett firma una primera novela conmovedora, un gran éxito de público y crítica, llamado a convertirse en un clásico contemporáneo.Skeeter, de 22 años, ha regresado a su casa en Jackson, en el sur de Estados Unidos, tras terminar sus estudios en la Universidad de Misisipi. Pero como estamos en 1962, su madre no descansará hasta que no vea a su hija con una alianza en la mano.

Aibileen es una criada negra. Una mujer sabia e imponente que ha criado a diecisiete niños blancos. Tras perder a su propio hijo, que murió mientras sus capataces blancos miraban hacia otro lado, siente que algo ha cambiado en su interior. Se vuelca en la educación de la niña que tiene a su cargo, aunque es consciente de que terminarán separándose con el tiempo. Minny, la mejor amiga de Aibileen, es bajita, gordita y probablemente la mujer con la lengua más larga de todo Misisipi. Cocina como nadie, pero no puede controlar sus palabras, así que pierde otro empleo. Por fin parece encontrar su sitio trabajando para una recién llegada a la ciudad que todavía no conoce su fama.

A pesar de lo distintas que son entre sí, estas tres mujeres acabarán uniéndose para llevar a cabo un proyecto clandestino que supondrá un riesgo para todas. ¿Y por qué? Porque se ahogan dentro de los límites que les impone su ciudad y su tiempo. Y, a veces, las barreras están para saltárselas.

Venga quien antes lo lea que lo comente en alto. Felices lecturas.